Durante esta semana he llamado un par de veces a la clínica con prisa por saber algo.  Hoy al final (desde el día 3 que me hicieron la biopsia) me han llamado. Estaba muy ansiosa por saber algo y en la llamada no me han dicho lo que me hubiera gustado, no te preocupes Myriam que era un bulto benigno.

Me han dicho “ven al hospital a las 15:30 que te quiere ver el Dto Muñoz”. Cuando te llaman y no te dicen nada muchas veces es porque son malas noticias así que lo primero que he hecho es llamar a mi madre para que estuviera y a Jose.

Me ha pillado comiendo con unas amigas Arantxa y Begoña y se les ha cambiado la cara como a mí. Me he ido a medio comer hacia la clínica.

He llegado a la clínica Alxen, y creo que lo he notado hasta en el aire, las noticias no iban a ser buenas. Entro con mi madre (que venía con la cara triste aunque disimulase) y con Jose y de frente de pie estaba el Dtor Muñoz (mi ginecólogo los ultimos años y quien me siguió el embarazo).

-No tengo buenas noticias Myriam.

-¿Tengo cáncer?

-Sí, es agresivo y tenemos que correr. Hay que operar y seguramente te den quimioterapia y radioterapia.

-¿Y que tengo que hacer? ¿Donde puedo ir?

No me ha salido ni una lágrima, mi madre y Jose llorando disimulando, después al salir hemos llamado a mi padre que estaba en Calahorra y no me quiero imaginar como lo ha tomado, luego a mi hermano… ¡Que duro oír que un familiar tiene cáncer!.

Directos hemos ido los tres a la oficina de Adeslas de Logroño a ver si hacíamos todo el proceso con el seguro o como nos había recomendado también la Seguridad Social ya que en La Rioja está una de las mejores unidades de mama de España. Tomamos un té con Pilar, la madre de una amiga y Doctora que me tranquilizó bastante, con Meme (mi tía segunda) que es enfermera de ginecología y también nos animó….

Nos estamos haciendo cargo de la enfermedad desde el principio. Esta noche toca más internet. Quiero saber todo. Estoy triste y preocupada pero reservando energía para todo lo que viene. Vamos a casa de mi suegra a por Millán y todos lloran al decírselo. Yo estoy como un témpano de hielo. Sólo pienso en VIVIR.