Todos los días me cruzo sobre la misma hora con Luisa (he oído su nombre) pero sólo nos decimos hola y adiós.  Espera en la sala del CIBIR como yo, lleva sombrero y ropa deportiva (tiene pinta de darse largos paseos).

Cuando encuentro a chicas jóvenes que estamos en el mismo proceso me entran muchísimas ganas de hablar, de preguntarle que tal, de contarle lo que me funciona…

No me atrevo, el cáncer me ha hecho más atrevida pero alguna cosa todavía me corto para no molestar.

Sigo poniéndome bien de crema, zumos de frutas y cuidando la alimentación, todo lo que hagamos es poco.

8.Octava radio_260717