Si antes disfrutaba de los viajes ahora todavía más. Después de un cáncer se vive todo con muchísima más intensidad así que después de recibir la visita de los amigos de Tarancón en verano en Oliva decidimos poner un fin de semana de septiembre para ir los 6 y Millán y al final el decidimos ir de viaje a Pedraza (Segovia).

Una escapada/viaje a Pedraza es perfecta para pasar un fin de semana perdiéndose por sus calles empedradas, contemplar el castillo, tomarse un aperitivo en la plaza y como no, comer cochinillo, lechazo o mejor aun, un poquito de cada.

El domingo antes de despedirnos visitamos Sepúlveda, que también nos gustó mucho y pudimos volver a comer (saltándome un poquito “mi alimentación sana anticancer”) Ya desde ayer en la cena y hoy todo verde y algo de pescado y como sigo con los baños de agua con sal a diario, creo que estaré limpia.

Por cierto, ha empezado el otoño y tengo que ir preparando “lavativa” de cambio de estación. Os contaré más en otro post.

Como diría Millán “mola bien”, viajar a Pedrada y ver a nuestros amigos de Tarancón. Siguiente cita Tarangroño misma fecha dentro de un año. Ya buscando destino.

Reflexiones:
Hacer planes a un año vista me parece puro lujo.
Viajar da vida porque el tiempo cunde más.
Disfrutar de viajar y amigos es uno de los mejores planes de la vida.
Gracias Samu, Fati, Nati y Alvaro porque somos como una familia.
Jose, Millán y yo buscando destino para dentro de poco.
Quiero vivir toda la vida y disfrutar así, ojalá me queden muchos años.