#positivityCancer

La experiencia de pasar por un cáncer de pecho con 34 años y un hijo de año y medio. Todo el proceso en imágenes. #positivity.

Hay que tener paciencia

En un proceso oncológico tener paciencia es fundamental

Hoy me tocaba pinchazo de Trastuzumab (Herceptin), pierna derecha. Una de mis enfermeras favoritas, gran profesional y con la que coincido mucho hablando de viajes me ha dicho que me estoy volviendo más blanda porque me he quejado un poco más. Me ha hecho ilusión porque eso significa que me estoy dejando de hacer tanto la dura y que cada vez veo más lejos el año pasado con todo el tratamiento.
Hoy no he esperado nada. Ha ido todo muy fluido.

Hay que tener paciencia

En la recepción del Hospital de Día hay un escrito que he fotografiado muchos días cuando iba a esperar para la quimio o pinchazos y hoy por fin lo quiero escribir para compartirlo y que os pueda servir para leer detenidamente.

En la vida en general pero en procesos oncológicos más, es necesario ser paciente y no desesperar: lo que más agobia es conocer los resultados de las pruebas, a veces nos cambian y alargan las fechas del tratamiento (Maru me acuerdo de tí mientras escribo), a veces tenemos que esperar mucho tiempo en la sala de espera (por eso se llama así), a veces pasan cosas inesperadas como que nos ingresen por una infección,… Lo que hay que aprender es a estar calmados, a tener paciencia.
Por eso si en alguna ocasión, estás impaciente lee estas líneas y seguro que la calma y la paciencia llegarán a tí por arte de magia. Todo está en la actitud.

La paciencia no es la capacidad de esperar, sino la habilidad de mantener una buena actitud mientras esperas

Ten calma,

Desacelera el ritmo de tu corazón silenciando tu mente.

Rompe la tensión de tus nervios y músculos con la dulce música de los arroyos que viven en tu memoria. Vive intensamente la paz del sueño.

Aprende a tomar vacaciones de un minuto,
a detenerte a mirar una flor,
a conversar con un amigo,
a contemplar un amanecer o a leer algunas líneas de un buen libro.

Recuerda cada día la fábula de la liebre y la tortuga,
para que sepas que vivir más intenso no quiere decir vivir
más rápido y que la vida es más que aumentar la velocidad.

Mira hacia las ramas del roble que florece y comprende que creció grande y fuerte porque creció despacio y bien.

Ten calma,

Desacelera el paso y echa tus raíces en la buena tierra de lo que realmente vale, para así crecer hacia las estrellas”…

Hellen Keller

Anterior

Mujer trabajadora y cáncer

Siguiente

El riesgo de cáncer de mama se dispara con sobrepeso

2 Comentarios

  1. Beatriz Tomas Rodrigo

    Animo Myriam !! Eres una gran mujer ! la calma y la serenidad es vital para muchos procesos en la vida , me alegra q estes en ese punto , en esa parte de la orilla , donde la paciencia es fundamental , se vive mucho mejor, sigue con esa lucha siempre desde la calma , aunq a veces sea complicado ante las difilcultades , piensa q nada es imposible , y q todo se puede , y tu , ya sabes como hacerlo , SIEMPRE DESDE LA CALMA !! Besazo Valiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este blog no se hace responsable de las opiniones vertidas por su autor.
La información se basa en la experiencia personal y datos de Internet (no contrastados científicamente).

Creado con #positivity